tribu.es.

tribu.es.

¿Qué es un hooligan? Descubre las claves de su identidad

¿Qué es un hooligan? Descubre las claves de su identidad

Introducción

Cuando pensamos en la palabra "hooligan", rápidamente nos viene a la mente una imagen de personas violentas y agresivas que se dedican a pelear y causar disturbios en el entorno del fútbol. Sin embargo, detrás de este término se esconde toda una subcultura que va más allá de la violencia gratuita. En este artículo, nos adentraremos en el mundo de los hooligans y descubriremos las claves de su identidad.

Orígenes y evolución

Para entender qué es un hooligan, es necesario retroceder en el tiempo y hablar de sus orígenes. Aunque la violencia en el fútbol ha existido desde sus inicios, fue en la década de los 60 en Inglaterra donde se empezó a gestar la cultura hooligan. Los jóvenes de clase obrera que seguían a sus equipos de fútbol comenzaron a organizarse en grupos para defender su territorio de otros grupos rivales. En un principio, estas peleas eran muy poco organizadas y se llevaban a cabo de manera improvisada. Sin embargo, con el paso del tiempo, los grupos de hooligans fueron desarrollando una especie de "código de conducta". Cada grupo tenía su propia ética y sus propias reglas, que a menudo eran muy estrictas. Por ejemplo, estaba mal visto golpear a alguien que no estuviera preparado o utilizar armas en las peleas. Con el tiempo, la cultura hooligan se fue extendiendo por otros países de Europa, como Alemania, Italia o España. Aunque en cada lugar se adaptó a las particularidades de cada país, la esencia seguía siendo la misma: grupos de jóvenes que se unían en torno al fútbol y que se organizaban para pelear contra rivales.

Características de los hooligans

Una de las principales características de los hooligans es su sentido de pertenencia a un grupo. Para ellos, su grupo de hooligans es su familia, y están dispuestos a hacer cualquier cosa por defenderlo. Esta sensación de pertenencia se ve reforzada por la indumentaria: cada grupo tiene su propio estilo y su propia forma de vestir, lo que les permite identificarse entre ellos y distinguirse del resto. Otro aspecto importante de la cultura hooligan es la violencia. Para ellos, las peleas son una forma de demostrar su valentía y su honorabilidad. Sin embargo, a diferencia de lo que podría pensarse, no todas las peleas son gratuitas. Muchas veces, las peleas tienen un motivo detrás, como la defensa de su territorio o la venganza por algún ataque anterior. Además, los hooligans suelen tener cierta admiración por los delincuentes y los "gángsters". Esta fascinación por la violencia y la ilegalidad se traduce en su comportamiento: los hooligans suelen ser personas impulsivas, que no miden las consecuencias de sus actos y que actúan con una gran dosis de agresividad.

El papel de internet

En la era digital, la cultura hooligan ha encontrado en internet un medio para expandirse y para conectarse con otros grupos afines. Los foros de internet y las redes sociales son lugares donde los hooligans pueden compartir información, organizar quedadas e intercambiar experiencias. Además, internet ha permitido que los grupos de hooligans se vuelvan más organizados. A través de aplicaciones de mensajería instantánea o de redes sociales cerradas, los hooligans pueden comunicarse de una forma más eficiente y coordinar mejor sus acciones. Por otro lado, el anonimato que proporciona internet también ha dado lugar a nuevas formas de violencia virtual. Muchos hooligans utilizan las redes sociales para insultar a otros grupos rivales o para amenazar a los jugadores de fútbol. Este tipo de violencia, aunque no es física, también tiene consecuencias negativas en la sociedad.

Conclusiones

En definitiva, los hooligans son una subcultura que se ha desarrollado alrededor del fútbol y que se caracteriza por su sentido de pertenencia a un grupo, su fascinación por la violencia y su admiración por la ilegalidad. Aunque para muchos son simplemente grupos violentos que causan disturbios en los partidos de fútbol, la realidad es mucho más compleja. Es importante entender que la cultura hooligan es un reflejo de la sociedad en la que vivimos. Los hooligans no son personas aisladas, sino que forman parte de una sociedad que les ha llevado a adoptar este tipo de comportamiento. Por tanto, para luchar contra los hooligans es necesario abordar las causas estructurales que llevan a la violencia en el fútbol y en la sociedad en general. Solo así podremos conseguir que los hooligans dejen de existir como fenómeno cultural.